Los sueños y el despertar....

 Hace poco, estaba descansando y ya en duermevela, comencé a "jugar" con unas imágenes, con unos recuerdos, con trozos de palabras, de conversaciones, dentro de mi mente.

Pensé y caí en la cuenta de que de eso está compuesto el mundo de los sueños, .....y sin darme cuenta.....me dejé atraer por el sueño y seguí soñando..... Viví mi sueño al completo, desde principio a fin, y al "despertar" me di cuenta que el sueño sólo necesita de una herramienta para llevarse a cabo: mi capacidad para imaginar y con ella mi capacidad de ver, de percibir y atraer en todo lo que me rodea los elementos, los personajes, los paisajes que necesito para confeccionar mi sueño.

Da igual que yo imagine escenas bonitas, placenteras, agradables, con personajes que me aman, que me valoran, o que imagine escenas tenebrosas, deprimentes con personajes que me lastiman, me victimizan, me maltratan...., da igual, es mi capacidad de imaginar la que ha formado todo este tejido, de un color o de otro, que debido a mi INMENSO PODER MENTAL heredado de mi Creador, he llevado a la "realidad" de lo que creo que es el mundo "real".

Me detuve ante esta idea, arrojé mi cuerpo de la cama, y tomé el libro de UCDM. Cómo siempre suelo hacer, lo tomé en mis manos y pedí ayuda a Jeshúa (Así le llamo yo en nuestra intimidad). Hablé con él, como siempre hago, y le pedí ayuda.

La pregunta fué simple:

  • "¿Qué he de hacer para despertar de TODOS mis sueños?.

    La respuesta que llegó al interior de mi conciencia, como siempre sin necesidad de aparato fonador alguno, también fué muy simple:

  • "Deja de soñar",

    y agregó a modo de aclaración para sacarme del choque que me produjo tal simple frase:

  • "Tu eres quien quiere soñar, por eso sueñas. En tu mundo si tienes hambre la sacias comiendo, si tienes sed la sacias bebiendo, y si tienes hambre y sed de ilusiones las sacias soñando. Es siempre tu voluntad, Andrés, la que te lleva a un camino o a otro".

  • Pero....

    No me dió tiempo a terminar mentalmente la frase, y Jeshúa añadió:

  • Si quieres despertar, enseña despertar, así que lee el texto, practícalo y vivencialo cada instante. Despiértate estando alerta a todas tus vivencias y enseña tus despertares. Enseñáles tu despertar, que ellos lo vean, que ellos lo sientan. Ellos, los que te envío, están deseosos de despertar al igual que tú, y si ven tu despertar...despertarán también. Ahora, toma el Texto y ábrelo al azar, como a ti siempre te gusta hacer.

    Cerré los ojos, abrí el libro, deslicé en esta ocasión mi dedo índice de la mano derecha sobre la página desnuda al azar, y cuando me dedo se detuvo, abrí los ojos y leí:

 

Es imposible no creer en lo que ves, pero es igualmente imposible ver lo que no crees. La percepción se construye sobre la base de la experiencia, y la experiencia conduce a las creencias. La percepción no se estabililza hasta que las creencias se cimientan. De hecho, pues, lo que ves es lo que crees. Eso es lo que quise decir con: "Dichosos los que sin ver creyeron", pues aquellos que creen en la resurrección la verán. La resurrección es el triunfo definitivo de Cristo sobre el ego, no atacándolo sino trasciendiéndolo. Pues Cristo ciertamente se eleva por encima del ego y de todas sus "obras", y asciende hasta el Padre y Su Reino.

¿Qué prefieres, unirte a la resurrección o a la crucifixión?. ¿Condenar a tus hermanos o liberarlos? ¿Te gustaría trascender tu prisión y ascender hasta el Padre?. Estas preguntas son todas la misma y se contestan al unísono. Ha habido mucha confusión con respecto a lo que significa la percepción, debido a que la palabra se usa con el significado de "conciencia" y también con el de "interpretación de la conciencia". No obstante, no puedes ser consciente sin interpretar, pues lo que percibes es tu propia interpretación.

Este curso es muy claro. Si no lo ves así, es porque estás haciendo interpretaciones contra él, y, por lo tanto, no crees en lo que dice. Y puesto que lo que crees determina tu percepción, no percibes el significado del curso y, consecuentemente, no lo aceptas......Te estoy conduciendo a una nueva clase de experiencia que cada vez estarás menos dispuesto a negar...

 

Dejé de leer cuando escuché de nuevo dentro de mí a Jeshúa que me decía:

  • Lee, practica, vivencia, despierta y enseña despertar para seguir despertándote. Te están esperando aquellos que ya te he enviado y, también, están esperando aquellos que enviaré a los que te he enviado en cuanto éstos también estén dispuestos a despertarse despertando a otros.

  • Y agregó: Sigue leyendo un poco más abajo.

 

Yo soy tu resurrección y tu vida (tu despertar). Vives en mí porque vives en Dios. Y todos tus hermanos viven en ti, tal cómo tu vives en cada uno de ellos, ¿Cómo ibas a poder, entonces, percibir indignidad en un hermano sin percibirla en ti mismo? ¿Y cómo ibas a poder percibirla en ti mismo sin percibirla en Dios?. Cree en la resurrección (en el despertar) porque ésta se ha consumado, y se ha consumado en ti.

 

  • La voz de Jeshúa reclamó mi atención en mi conciencia y escuché: Para dejar de soñar, mi querido hermano, has de dejar de creer en que el sueño te puede proporcionar algo real, algo útil. El sueño sólo produce demora, retraso en la vuelta a la casa del Padre, y la demora aunque tampoco es real significa, literalmente, la privación voluntaria de lo que realmente eres, por algo que es un volátil humo que se desprende de ti mismo cuando te entregas a fantasías.

  • Despierta despertando a otros y camina hacia Cristo con la seguridad de que yo siempre estaré a tu lado, así como al lado de todos aquellos que decidan despertarse contigo, y recuerda siempre que en ti y contigo están todos tus hermanos, así que en la misma medida que tu despiertes los despertarás.

 

Gracias Jeshúa, me prometo a mi mismo despertar y no desfallecer en mi objetivo, y sé que si ocurriese esto, tu estarás vigilante, pues te he pedido que estés conmigo, y ciertamente sé que lo estás.

                    Acontecido la mañana del domingo, día 23 de Noviembre de 2014.   Gloria Tibi Domine.